La propiedad intelectual es un aliado estratégico de los diseñadores y creadores de moda.