La Evaluación de los Programas de Cumplimiento Corporativo

Por Oscar Augusto Rivas Villanueva

La División Criminal del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, en el mes de abril de este año, actualizó las guías de orientación relacionadas con programas de cumplimiento corporativo, para los fiscales de aquel país. El documento, que proporciona nuevos elementos para el análisis de los programas de cumplimiento corporativo en las empresas, fue denominado “Evaluación de los Programas de Cumplimiento Corporativo”. La Guía establece temas que la División Criminal ha encontrado relevantes en la evaluación de los programas de cumplimiento corporativo, estos se desarrollan en torno a tres preguntas generales que los investigadores deberán hacer al momento de evaluar programas de cumplimiento:

  1. ¿Está bien diseñado el programa? El diseño del programa debe permitir la máxima efectividad en la prevención y detección de irregularidades por parte de los empleados, además de evaluar si la administración de la empresa está aplicando el programa, o si por el contrario, alienta de manera tácita a sus trabajadora a participar en conductas inadecuadas
  2. ¿Se implementa efectivamente el programa? Los fiscales tienen instrucciones de investigar específicamente si un programa de cumplimiento está efectivamente implementado, o si por el contrario el programa no tiene la capacidad de lograr el efecto que se espera
  3. ¿El programa de cumplimiento realmente funciona en la práctica? los fiscales deben considerar diferentes aspectos para evaluar que el programa realmente funcione, por ejemplo si evolucionó con el tiempo para abordar los riesgos de cumplimiento existentes y cambiantes en la empresa, si la empresa realizó un análisis adecuado y honesto para comprender cuales son las causas que generan las conductas inadecuadas, o si la empresa ha realizado importantes inversiones en su programa de cumplimiento corporativo

Como era de esperarse, esta guía ya ha modificado el contenido de los programas de cumplimiento corporativo, y sus efectos ya se empiezan a sentir fuera de los Estados Unidos. Es recomendable que las empresas centroamericanas que se encuentren desarrollando sus políticas de cumplimiento, tomen en cuenta el contenido de esta guía para que sus programas se encuentren actualizados.